lunes, 22 de septiembre de 2014

Las pedaladas solidarias del Monte Areo 2014

Este sábado se celebró la II Marcha Solidaria Monte Areo BTT coincidiendo con las fiestas de Guimarán en el concejo de Carreño. Un año más, con el objetivo de apoyar al Instituto de Investigación Sanitaria La Fe y a la Asociación Galbán, la prueba concentró a 300 bikers (límite marcado por la organización de la prueba) para pedalear por una buena causa.


En su segunda edición, la prueba varió algo su recorrido, añadiendo alguna cuesta más al final junto con un descenso limitado con cintas hasta llegar a meta. 46 km y unos 1000m de desnivel positivo en dos vueltas a un circuito por el valle de Guimarán y el Monte Areo.


 La prueba tenía programado dar comienzo a las 10:00 de la mañana. Aprovechando la cercanía de la prueba Mani y yo nos desplazamos en bici, a modo de calentamiento, hasta Guimarán. El resto de repechinos se acercó en coche (si es que la edad no perdona...). Mani, era mi rival a batir en la prueba. Un compi de BTT Repechín, que a pesar de apodarlo Pureta en muchas ocasiones debido a su edad, hay poca gente que le enganche la rueda subiendo.


Tras recoger el dorsal, saludar a los compis y conocidos, Willy dio la voz "Chicos, vamos a sacarnos una foto todos en la salida para el blog". Ese movimiento de los repechinos hacia la salida para la foto propició que un movimiento de toda la masa pensando que ya había que coger sitio y cuando nos dimos cuenta estábamos en cabeza de salida jeje. La prueba era solidaria pero se notaba que estaba todo el mundo con el cuchillo entre los dientes.



Este año, el nivel parecía mucho más alto que en la edición anterior. Había bicis que tenían pinta de muy caras y que daban respeto. Aunque como dice Playu "Lo que importa ye el indio, no la flecha". Luego, muchas de ellas estaban empujadas en algún repechín.
Mani, Willy, Piti, Motores, Jandrinweb, Ricardo, Kike de la jungla, Barrancas y servidor fuimos los encargados de llevar el emblema repechín en esta edición de la prueba.

Los primeros km eran llanos, hasta terminar la senda de Guimarán , una vez acabada tocaba subir hasta el Areo por una cuestina dondé, a rueda de Mani, casi me revienta el pulsómetro hasta llegar arriba. Luego había que llanear un poco y posteriormente bajar por la cuesta Turonmán, en honor a la caída que tuvo en el lugar el año pasado. Una cuesta algo rota de piedra suelta que daba paso a una subidina de piedra suelta dónde, queriendo adelantar a Mani, se me salió la cadena al cambiar demasiado rápido y caí como un saco de patates jeje (Hay que hacer los deberes antes). Luego había que crestear un poco por el Areo y posteriormente un descenso entre el bosque muy guapo, con el regalo del barro de la cuesta de las pipas, donde le año pasado caí en dos ocasiones (Este año baje algo más estable).


Tras bajar y llegar casi al lado del prao de la fiesta había una subida extra para posteriormente bajar por un tramo delimitado con cintas que nos llevaría a meta.

video

Al terminar la primera vuelta, sabía que en las subidas había cumplido bastante bien pero en las bajadas podría haber ido un poco más rápido. Concienciado, comencé la segunda vuelta. Esta vez, al tener más espacio entre los grupos, las subidas técnicas se subía más fácil puesto que podías elegir la trazada sin problemas.



En la bajada de Turonmán apreté un poco más e incluso adelanté a algún ciclista (algo raro para mí jeje). Pero nada, ni rastro de Mani. 


Sólo quedaba la última subidina y ya la bajada al prao de la fiesta. Al final, una vez másn el "Pureta" ganó la batalla jeje.

Cuando llegué, allí estaba en la meta. 2h:45m realicé el recorrido y Mani en 2h:42m. 3 minutos nos separaron esta vez, un poquito más cerca aunque me queda muuucho todavía para toserle.


Piti ya había llegado haciendo un tiempo de 2h:24m. Luego poco a poco, fueron llegando todos los compis a excepción de Barrancas, que cuentan que quedó en el alto del Areo haciéndose una cabaña para pasar la noche allí :P

Al igual que el año pasado, después de la prueba nos esperaba un festín para recuperar lo gastado: pastelitos, arroz con leche, empanada, bollinos preñaos, leche recuperadora....


Y, cómo no, también la posibilidad de tomar una cervecina en la barraca de la fiesta.


Un año más, me queda un gran sabor de boca por la prueba organizada. El año que viene, si se vuelve a realizar, volveré a participar. Da gusto ir a pruebas donde, con escasos medios, organicen algo así y cómo la gente del pueblo se involucra en la prueba. Enhorabuena a todos.



Quizá, la única crítica se puedo echar a los integrantes de los equipos de BTT de Gijón por no acudir en masa a la prueba. Hoy en día, sabemos lo que cuesta organizar las cosas y este tipo de eventos tienen que tener un fuerte respaldo para que se repitan o para que se organicen más.

Y ya para concluir, desear a los niños enfermos que se mejoren y que ojalá podamos ver, a los que le cojan el gusto a este deporte, en muchas pruebas de BTT.

Un abrazo,
Dani Linux




2 comentarios:

  1. Linux yo hace tiempo que dejé de pagar por ir en bici, lo cual no quiere decir que no haya colaborado económicamente a la causa como el año anterior,los veinte euros fueron íntegros para la fundación Galbán, si me hubiese apuntado la Federación de ciclismo se hubiera llevado 10 euros por la cara.
    Yo daría un pequeño toque a la organización sobre el recorrido, con todas las posibiliodades que ofrece el Monte Areo es una pena que se tenga que pasar dos veces por el mismo sitio,eso si, puede ser que la organización lo haga por si algún pureta o algún yogurín solo quiera dar una vuelta.
    PD:En las subidas todavía puedes mejorar algo y en las bajadas todavía te queda un abismo,pero todavía yes joven para darte unas cuantas ostias con la bici.

    ResponderEliminar
  2. ¿onde tan les fotos de la "post ruta"?,
    queremos ver el yacuzzi y la comilona. jejejejeje

    ResponderEliminar