lunes, 28 de julio de 2014

El Retorno de Covadonga

Tras semana movidita, con el rescate de Michi en la última salida, un gatín que encontré en una alcantarilla de  la rotonda de Luanco y que ya tiene un nuevo hogar lejos del futuro que le esperaba :)


El pasado sábado 26 de julio, tocaba realizar una de las clásicas asturianas: Gijón - Covadonga. Este año, simulando el movimiento de la Reconquista acontecido unos catorce siglos antes, le dimos un toque de innovación y partimos de Covadonga con destino a Gijón.



El día amaneció nublado, para variar, pero con una temperatura muy agradable que hacía intuir que íbamos a pasar bastante calor. A las ocho de la mañana habíamos quedado, en el aparcamiento del Molinón, el grupo de expedicionarios del ejército BTT Repechín junto con algún que otro amiguete que se quiso unir a la causa.

La semana había dejado alguna baja en la grupeta. Willy, compañero de aventuras sobre la bici, Javi Piernadefuego del grupo de los karategrinos no pudieron acompañarnos al final ese día.
A las 7:30 había quedado con Fer Dollar y a las 7:40 con Peter Stone en cuatro caminos. Salimos con algo de retraso pues Fer tuvo algún problemilla de última hora y uno de sus guantes prefirió quedarse enganchado en la ventana del vecino en vez de ir de ruta cuando se los tiraron desde la ventana, pues se le habían olvidado en casa.


Como salimos algo tarde, fuimos bastante ligeros, siguiendo el ritmo de Peter, hasta el Molinón, tanto que hasta casi llegué sudando. Desde San Lorenzo ya se oían los gritos del Sargento Playu. Al llegar al lugar de quedada, estaba prácticamente todo el mundo, el autobús preparado, el furgón para las bicis y el coche de apoyo de Mr. 43. Me prestó ver a Rubiera, más conocido como Cuerpo, que se apresuró a decirme na más verme: Vaya como me liaste cabrón... aquí hay mucho atleta junto.

Cogimos el autobús y nos dirigimos hacia Covadonga. No hacía falta música en el autobús pues Javi telecable parecía que había tragao una radio, llegó con la boca seca seguro jeje.


Total que llegamos a Covadonga, fuimos a dale recuerdos a la Santina que la probe estaba con las lagañas todavía debido a la tempranía y nos dirigimos a la basílica para sacar la foto de comienzo de etapa.
 
Tras la foto, todos salieron como flechas. Cuando acabé de guardar el móvil alguno ya taba cerca de Cangas de Onís. Tras encontrar al pelotón, seguimos a Playu en un par de equívocos en los cruces. Claro, tantas vacaciones, tanta cerveza… le dejó tocao el gps interno.

Seguimos la ruta y cogimos un camino desde Cangas, bordeando el Río Sella, hasta el pueblo de La Vega de los Caseros, donde perdimos a unos cuantos integrantes del equipo que yo creo que fueron a desayunar en vez de despistarse. Aparecieron los primeros falsos llanos por el Romillín y llegamos a Llames de Parres con los bidones prácticamente vacíos. En la fuente del pueblo aprovechamos para reagruparnos y rellenar nuestros bidones.


Tras el reagrupamiento, cogimos ruta de nuevo y fuimos llegando a Borines, donde nos esperaba el primer Falso Llano senior del día. Como cambia de hacerlo al revés. La primera parte hormigonada con rampas del 30%, dejaron paso a un caminuco estrecho resguardado con hortigas (como se agradecen siempre estas plantas -.-‘) y de ahí a una pista ancha que nos sacaría a la carretera a 500 m de Anayo, lugar donde íbamos a comer. En este segmento tuve una pequeña confusión y fui en sentido contrario por una de las pistas, menos mal que me encontré con Chema Epic de frente y retrocedí poco jeje

Al llegar a Anayo, ya estaba MR 43 y la Stone family con la futura repechina Lucía. La Tête de la course también estaba rehidratándose con zumo de cebada, a eso me costó menos cogerlos jeje
Tras ir llegando todos, pasamos a la parte trasera para comer.


El menú estaba formado por ensada de pasta, carne guisada con patatas y de postre tarta de queso. El postre vino acompañado con una vela y con un cántico de cumpleaños feliz dedicado a Cortés, Trasmi and Me jeje (Muchas Gracias compis)

Tras la manzada de la comida nos pusimos en ruta otra vez, en la primera bajada MR 43 tuvo que ayudar a un par de ciclistas y llevar a uno de ellos al hospital de Villaviciosa. Uno tuvo que dase un campanazo de libro bajando con una bici de carretera, saltando el quitamiedos y todo. La verdad que el chaval no iba muy bien equipado, esperemos que se recupere pronto.

Pasamos por Sietes, capital del archienemigo Microsoft y cogimos una bajada al poco donde Jandrinweb nos deleitó con una de sus descabalagadas en un sendero de piedra que resbalaba hasta bajándolo andando.

Entre risas y pedales llegamos a Amandi, donde nos volvimos a reagrupar y a rellenar nuestros bidones. Yo a Rubi le dije que casi era todo para abajo que ya todo estaba hecho aunque sabía que nos quedaba lo más duro del día: El ascenso a la Cruz de Peón. Joooer, con la subidina, tras un ascenso con parvimento bastante asequible, pronto nos metimos en la trialera que llegaría a la carretera. Menuda trialera, rota, dura, larga, pindia... y todos los adjetivos que se os ocurran sumados con un calor brutal. En algún tramo parecía que el pulsómetro iba a empezar a emitir pitidos discontinuos bajo la alerta DANGER DANGER DANGER. Algún tramín, no quedó más remedio que portear ante la dificultad del terreno y de los km que llevábamos ya. Al llegar a la Cruz taba secu, sin casi aire, con dolor de cabeza... la leche que duro fue.

Poco a poco fueron llegando todos los comapeñeros. Rubi llegó con un cuchillo entre los dientes buscando a un tal Linux, que le había dicho que todo era para abajo jeje. Que tío, la verdad es que siempre me sorprende. Siempre dice que no anda na, el tío no entrena casi nada pero siempre llega. Antes o después pero llega. Tas como una moto güelu!!

En fin, fueron llegando todos. Barrancas llegó rojo como un gusiluz, Javi telecable ni hablaba!! y ya es decir... Jandrinweb destiló toda la cerveza que tomó desde que calló en el barril de cerveza de pequeño, al igual que le pasó a Obelix. Desdeelpicu noneaba con la cabeza pensando "Salgo de Pedals de Foc y me meto en esto???"


Al estar todos arriba, ahora tocaba bajar la Cruz, aquí alguno obtó por tirar por asfalto en vez de la trialera. Aquí fue el único momento del día en que dejé por detrás a Mani jeje. Un par de amagos de salir por orejas (dícese de bajar de la bici en marcha por encima del manillar), pero muy entretenida.

Al llegar abajo sólo quedaba el ascenso al Curviellu por la trialera, donde quemamos los últimos cartuchos, y luego nos dirigimos al último reagrupamiento en el Alto del Infanzón. De aquí ya cogimos dirección al Molinón, bajando por el Camín del Repechín, Camping de Deva y senda.


Una ruta muy entretenida y como siempre rodeada de buena gente.
Felicitar a Fer Dollar, que cumplió como un campeón. Como se nota que estuvo entrenando a saco jeje. Tas como un toro ya!

Dar las gracias a los organizadores de la ruta.

Un abrazo y hasta la próxima

Dani Linux

martes, 22 de julio de 2014

Somiedeando bajo la lluvia

I´m biking in the rain,
Just biking in the rain,

Este podrían ser, según el gran Frank Sinatra, el resumen de la ruta del domingo por Somiedo. Para los bikers, 52km y 1800m+.




A las 7:30, habíamos quedado unos cuantos amiguetes para dar una vueltina, organizada por Willy, por Somiedo. Chema Epic de BTT Pelayo, Sergio de Ciclos Jogar y Janjun,YLQH,Willy y servidor por parte de BTT Repechín.

Según nos acercábamos en coche a Somiedo, se preveía que el sol no estaba por la labor de salir. Una niebla densa se apreciaba en la parte superior de las montañas mientras la lluvia acompañaba al convoi.


A las 9:30 ya estabamos preparados encima de nuestras bicicletas. La idea era hacer el track de la Rosca de Somiedo de la edición del año pasado con una ligera modificación, por parte de YLQH, para evitar parte del asfalto inicial.

Empezamos la ruta, adentrándonos en una senda que poco a poco se convertía en un caminuco estrecho, con alguna rampa considerable, que nos adelantaba lo que nos iba a esperar a lo largo del día. Sube y bajas iban apareciendo y la cosa se ponía muy entretenida. Tras varios kilómetros, llegamos a la carretera que nos llevaría, subiendo como no, hasta Endriga donde cogimos un sendero que nos llevaría hasta Saliencia.


Mientras íbamos por el sendero, yo iba observando el perfil de los próximos km en mi gps. Poco a poco iba apareciendo una "pared", que parecía imposible. Pensé, naa esti YLQH que mandó mal el track jeje menudo susto que nos quiere dar...  Pues nooo!!! tras dejar Saliencia nos tocó subir una pared de hormigón, al 20% constante durante 1 km y medio, que luego rebajó al 15% pero con cambio de hormigón a barro.

Una hora nos llevo subir a penas 4km! Durante la subida, en la Tete de la Course formada por Chema, Janjun y yo, íbamos un poco "picaos" pues la rampa estaba para ello.

Yo miraba para atrás y veía a Chema con el cuchillo entre los dientes y los ojos inyectados en sangre. En la última parte del hormigón de la parte más dura me cogieron pero cuando apareció el barro, tuvieron problemas de grip y aproveché para adellantarlos, llegar a arriba y conseguir el maillot blanco con lunares rojos :D.



Tras hacer la primera coronación del día, aprovechamos para hacer un minireagrupamiento y deleitarnos con el paisaje asturiano. Sergio que tuvo una noche larga y movidita aprovechó para hacer otros menesteres tras un arbusto.




Seguimos en dirección a la Braña La Mesa, donde pudimos ver una amplia gama de Corros (cahabañas de piedra) y de Teitos (techo de escoba). Estas cabañas se suan como refugio para los  ganaderos, más utilizadas antiguamente. Nosotros, para resguardarnos del aire frío y de la lluvia nos metimos en uno de ellos para comer.



Después de comer, cogimos de nuevo ruta dirección a León y seguimos subiendo un rato más.
Esta zona de la ruta era preciosa, disfrutando de un paisaje de montaña y con camino casi sin marcar. Manadas de caballos y vacas en estado semisalvaje se nos cruzaban en ocasiones por el camino dándonos algún susto que otro.



Tras coronar la parte más alto entramos en la provincia de León. Aquí un divertido descenso nos llevó al pueblo de Torrestío donde paramos a tomar un cafetillo y a decidir sobre que hacer con el resto de la ruta pues las condiciones metereológicas eran muy desfavorables. Decidimos subir a La Farrapona y allí decidir sin continuábamos o bajábamos por la carretera.


El ascenso comenzó bastante tranquilo, un 10-12 % de pendiente en un camino bastante fácil. Chema ya conocía el ascenso y al preguntarle dijo "Na esto es así tranquilo, con el plato mediano se sube", frase que hizo venirse a arriba al grupo jeje. 15 minutos de subida y el viento, la niebla y la lluvia aparecieron de nuevo y con bastante intensidad. La subida se hacía interminable mientras que en la cabeza de alguno retumbaba "Q cabr... el Chema con que esto se subía con el plato mediano". Coronamos La Farrapona pero la lluvia y el aire viento no nos dejaba hacer ni la foto de rigor.



En este punto decidimos coger la carretera para abajo pues había demasiadas condiciones adversas para continuar la ruta. Comenzamos a deshacer lo andado y una vez más me quedé el último bajando jeje. 
Al llegar a la parte baja, el sol asomaba de vez en cuando, aunque la lluvia siempre acababa apareciendo.


Al final, llegada a Somiedo hacia las 16:30 y duchina en la piscina municipal que supo a gloria. Después dimos una pequeña vueltina por somiedo para acaba tomando una cervecina.



La ruta: una pasada, muy buena compañía y muchas risas. Una pena que tuvieramos que acortar la última parte, ya que encima lo habíamos subido prácticamente todo. Pero bueno, seguro que saldrán más oportunidades para darle a la bici por un lugar tan espectacular.



Un abrazo,
Dani Linux

lunes, 7 de julio de 2014

Nuevo Diseño. Versión 2.0 en marcha!

Con la llegada del verano y acercándonos al primer añito, he decido renovar la imagen del blog.
La intención ha sido intentar dotar al sitio de un aspecto más amigable con el fin de que la lectura sea más cómoda.

Como principales novedes, al margen del aspecto web:

- Mis Rutas
Se ha incluído un enlance en la columna izquierda para poder acceder, a través de Wikiloc, a rutas que he realizado.

- Entradas Populares
Se ha incluído, en la columna derecha, una sección para indexar las entradas más popupales del blog.

- Sección de Páginas.
Justo debajo del título, aparecerán las páginas del blog.

Saludos :)

Dani Linux

martes, 1 de julio de 2014

Los Jinetes del Apocalipsis VI: La batalla final de los karategrinos

Amaneció la expedición en el albergue San Antón. Habíamos dejada la ropa dispersada por la habitación con la esperanza de que secara un poco pero apareció prácticamente igual de mojada. Esta vez la batuta sinfónica nocturna la tomó Javi con su obra maestra "El hinchador de globos" aunque Mario, como buen amigo, le relevó a lo largo de la noche.

Con la esperanza de que la amable chica del hostal me pudiera prestar algo parecido a un secador de mano para secar algo mis playeros me acerqué a recepción. Ante la pregunta, ella me respondió "No tengo, pero igual si los metes en la secadora..." A ver, si me entero bien. Llegamos como si nos hubieran tirado calderaos de agua, ponemos la ropa a secar tirada por cualquier lado, nos levantamos con la ropa toda mojada y nos acabamos de enterar que hay secadora???


En fin, calmamos el cabreo inicial y dejamos que uno de los ingenieros del grupo (Mario) fuera el encargado de poner la secadora a ver que podíamos rescatar en 30 minutos. Aún así, esta tarea tan sencilla tuvo tiempo a confundirse introduciendo el dinero para el propósito en el monedero que ponía claramente "Lavadora" (el de al lado era de la secadora), encima asegurando que lo que pasaba es que no funcionaba...





Bueno por si interesa el invento de meter los playeros en la secadora no fue mal del todo, seguían mojados pero por lo menos estaban calentitos.


Cogimos nuestras bicis y nos pusimos en ruta. Esta vez fue la única vez que ví a Ferre con prisa. El motivo era que quería ir a un sitio de comer que le había recomendado un amigo suyo. La verdad, otra cosa no, pero el tema gastronómico Ferre y sus amigos lo deben llevar al dedillo.


Pues lo dicho, cogimos las bicis y cogimos ruta. Esta última jornada, nuestros caminos se separarían ya que mi intención era hacer toda la ruta por camino mientras que el resto optaba por la carretara. Aún así los primeros km los hicimos juntos por camino.

video

Caleyando, consciente de que mis compis rodaban más rápido por carretera, decidí ir a buen ritmo pero siempre respetando a los grupos de peregrinos, que en este tramo eran francamente numerosos. La verdad es que me estaba prestando mucho, los caminos recordaban a los típicos asturianos rodeados de árboles y con un toque místico dado por la niebla. Me daba pena que mis compis no pudieran disfrutar de esta parte.


Paré a que algún peregrino me sacara alguna foto para poder enseñar los parajes a mis compañeros. Fui cruzando pueblinos y parándome a disfrutar pero sin perder la noción del tiempo.


Los mojones iban indicando que el destino estaba llegando.

De vez en cuando, al cruzar la carretera general, me cruzaba mis compis. Otras veces los podía verlos a los lejos. Supe que iba a buen ritmo así que seguí disfrutando de las caleyas, alguna al más puro estilo asturiano.





En uno de los tramos de carretera, me crucé con un grupo de BTT que bajaban de una furgoneta. Uno de ellos me adelantó llaneando con una bici que tenía pinta de carilla. Como estaba bastante antento a mi gps y sabía que venía un repecho largo, decidí ponerme a rueda para ver como andaba la gente por ahí. El tío no andaba mal, ahí ahí anduvimos hasta que se desvió del camino jeje

Habíamos quedado en O Amenal y en O Amenal nos encontramos toda la expedición con bastante sincronía.




Ahora sí que quedaba ya lo último. Unas cuantas subidas solamente. Fer llevaba casi todo el día pedaleando con una pierna sólo por el dolor que tenía en la otra. No quiero pensar cuando tenga la rodilla currada lo que va a andar, seguro que afeita las caleyas jeje

video

Fuimos subiendo hasta que llegamos a la cima del Monte do Gozo. El día estaba bastante cerrado por lo que no pudimos disfrutar mucho de las vistas del lugar.


De ahí ya todo era para abajo hasta Santiago. Aquí ya todo eran risas y cachondeo ya que sabíamos que estaba todo hecho. Sólo uno (bueno o dos según se mire...) seguía en tensión Ferre y su estómago. En su cabeza sólo debía sonar "Comer, Comer, Comer".

Llegamos a Santiago y callejeando por fin llegamos a nuestro destino. Allí, puntual, estaba nuestro amigo Valentín, nuestro patriarca, que nos venía a buscar desde Asturias. Seguro que la próxima nos acompaña con la bici.


Después de las fotos de rigor recogimos nuestra preciada Compostelana. Tres días y medio para cubrir los 350 km de ruta, un perecido premio paara todos los integranes de la expedición.



Después de coger el diploma, Ferre seguía intranquilo. En su cabeza sólo resonaba "Comer, Comer, Comer". Llegamos al bar/taberna/restaurante y, ni cortos ni perezosos candamos las bicis a fuera, dejando las alforjas y todo (idea de ferre y eso que su bici era la más codiciada).

El cambio en Ferre fue radical, una vez que nos sentamos, sólo le faltó ponerse a bailar una Jota encima de la mesa.


Después ya sobremesa, souvenirs y sacar la foto que hace nombre al equipo y a su personalidad: "Los karategrinos".


Antes de poner el vídeo resumen del día quiero agradecer enormemente a Valentín el detalle tan grande que tuvo al venir a buscarnos. También quiero agradecer a mi compi de btt y amigo Peter Stone que nos prestó su furgoneta como medio de transporte para las bicicletas.  Da gusto tener amigos así.

Ahora sí, el vídeo de la última etapa.


video


Muchas gracias y esto es todo amigos.